Archivo de la etiqueta: Pintura de telones a la italiana

Escenografía – Nace “MÉSCOLA” un taller de escenografía

MESCOLA

Helena y Cinta, dos jóvenes mujeres que por diferentes caminos  iniciaron su aprendizaje de un oficio  apasionante como es  la pintura escenográfica, años de duras jornadas de trabajo con esa incerteza de llegar a tiempo para el estreno, de ensayos con nuevos materiales, de consolidar las técnicas tradicionales, forjadas en diferentes talleres que han determinado una forma de buen hacer artesanal que está muy cerca de la extinción, crean un taller con sello propio, MÉSCOLA y con ello un Blog.

Recomiendo que visitéishttp://www.mescola.net/ en el blog exponen sus trabajos y conocimientos de oficio artesanal.

Helena es la tercera generación de una tradición familiar dedicada a la escenografía, que se inició con Germans Salvador (Joan  y Josep Salvador), abuelo y tío paterno, le siguieron su padre y tío (Joan y Jordi Salvador) y que representan, junto a Cinta, una forma de entender el trabajo y la vida que no son de lo más común, como es adquirir un oficio por vocación, un trabajo que no entiende a veces de fines de semana festivos porque hay un estreno y la entrega pasa por encima de todo, donde  a veces los hijos aún de meses son  metidos en un pequeño parque y comparten el espacio de un taller mientras la madre vigilante dibuja o pinta un paisaje sobre un gran telón de tela clavado en el suelo, mientras  esos ojos infantiles se llenan de colores y formas mirando a través de la red del parque, y que algo los marcará de por vida en su concepción de la luz y el color, como me pasó a mí, y a Helena.


Escenografía a la italiana- Recuperando antiguos decorados de papel

Restauración-2

Recomiendo a los interesados en no perder la memoria histórica, en este caso de la escenografía de la postguerra, que visitéis un post que mi hermano Jordi colgó sobre el tema de “Redescubrir los olvidados” (Redescobrir els oblidats)  escenavegant.blogspot.com/ donde documenta sobre los distintos talleres en Barcelona dedicados a la escenografía.

En este momento se están recuperando una infinidad de decorados que estuvieron a punto de desaparecer, junto al cese del negocio y derribo de los talleres de la calle Carretas. La herencia de montones de decorados antiguos corrieron ese riesgo, de hecho algunos se perdieron entre las ruinas del edificio por no poderlos guardar en algún sitio, pero una buena parte se pudo resguardar.

Estos decorados no tenían ningún valor económico ni a peso de papel, y su utilidad como material de alquiler fue decreciendo con el paso del tiempo, no era rentable.

Pero para nosotros tienen un valor sentimental y cultural, son de una época que grandes pintores transformaban el papel en creaciones visuales, y después de años de olvido y desinterés por ese patrimonio, y de acudir a instituciones para que lo salvaran, ahora le ha llegado su momento. Como dice mi hermano en el post “alguien ha prestado atención de su existencia. Ha tomado nota, fotografiado y valorado a aquellos hombres. Hoy, por primera vez me he sentido coprotagonista de la rehabilitación de un grupo de escenógrafos catalanes extinguidos en tiempo pero no en la obra. Resta mucho trabajo por hacer. Pilas y pilas de decorados juntos, estrujados muchos de ellos, que necesitan tareas importantes de restauración. Finalmente una institución ha acogido esta muestra del patrimonio teatral de nuestro país. AnnaValls (Directora del Centro de Documentación de Museo de Artes Escénicas del Instituto del Teatro de Barcelona) ha estado la artífice.”

Restaurats

 

Una parte de la recuperación consiste en fotografiar los telones abiertos en el suelo del escenario y desde un puente, fotografiarlos, identificarlos y clasificarlos, como aparece en las imágenes anteriores.

Luego, mediante retoque digital, se rectifican las formas que en la fotografia están en perspectiva y se retocan las imperfecciones que ofrecen los decorados de papel, pliegues, arrugas, descoloridos etc. cosa que estoy haciendo personalmente, dado que me conozco todos los decorados y conservo en mi memoria las tonalidades del telón original y que las fotografías pueden desvirtuar.

En las fotos que encabezan el post se ve el telón en el suelo y una vez rectificado.

Una pequeña muestra de los telones restaurados digitalmente.

mostres


Escenografía a la italiana-Pintar un telón

DSC00210

El placer empieza desde el momento en que te confirman un encargo, un telón de fondo de 10 X 5 metros, en este caso para una asociación que representa por Navidades Els Pastorets        ( Los Pastorcillos) obra de carácter popular que se pone en escena cada año por esas fechas.

Una vez que te proporcionan unas fotografías o video de lo que ya tienen, toca buscar documentación, y con todo ello ya tienes referencias de lo que se tiene que diseñar, y se trata de representar un patio con salida a una calle del taller de San José, es un taller de carpintero, en un barrio de la antigua Jerusalén.

De alguna forma no busco demasiado en fotografias y demás, por que conozco muy bien ese entorno pues lo he realizado varias veces, casas de ladrillos encalados, dinteles de puertas de madera y arcos de medio puntos también de ladrillo, y una balconada saliente de madera con ventanas con celosía, pintadas de verde, rojo o azul.

Antes que nada preparo un esbozo en un     DIN-A3 y dibujo a escala 1:33 que es la tradicional en escenografía, y reparto una cuadrícula a partir del centro hacia los lados y de abajo arriba, que representaran los metros a escala, cada metro es representado por 33 milímetros, y guiándome en estas proporciones empiezo a repartir los espacios.

Una vez hecho el boceto, se manda al cliente para su aprobación, este primero es solo a lápiz, una vez confirmado se pasa a color.

Aprobado el diseño y condiciones económicas, se encarga el tejido para confeccionar el telón, éste tiene que ser de algodón crudo, sin mezcla, pues al pintarlo se arruga y conviene que quede tenso, eso sólo lo hace el algodón crudo.

Tienes una extraña pero agradable sensación cuando extiendes ese gran rectángulo de tela cosida en el suelo de madera del taller, el aire se impregna del aroma del algodón y el suelo se torna de blanco marfil al cubrirse con el telón sin pintar; luego se clava por toda la orilla de la tela habiendo puesto una cuerda, que una vez dada la imprimación se sacará, y ará que no se pegue la tela al suelo.

Ya calzado con alpargatas, y lapicero en mano, te pones a dibujar la cuadrícula sobre la tela con imprimación de cola de conejo teñida de siena natural, una vez hecha la cuadrícula empiezas a repartir las líneas segun el boceto, todo ello dibujado con carboncillo y luego pasas a tinta las líneas principales para que no se borren al pintar por encima.

Antes de ponerse a pintar recomiendo hacer un cigarrillo (es broma…), quiero decir que antes de lanzarse a trasladar el color del boceto a la tela, uno se para y deja de pensar, y se pone en marcha algo dentro de ti de forma intuitiva que te marcará la ruta a seguir hasta el final, también puede ser que en vez de esto algunas veces te sobrecojas de espanto, una especie de “acojone” ante lo que tienes que hacer, pero se supera en el momento que untas el pincel en el color y lo aplicas sobre el telón.