Archivo de la categoría: Mi cocina

Mi cocina – Patatas a “mi manera”


Hola amigos, hoy he tenido una inspiración mientras caminaba mi hora diaria de ejercicio, y como en mi entorno estaba lleno de la explosiva primavera, he observado los brotes tiernos de hinojo esparcidos por todo el camino, poco a poco reuní un manojo de ramitas de hinojo y pensé que podría cocinar algo con ellos, y esto ha dado pié al plato que os propongo que proveis.
Los elementos son sencillos:
– 1 manojo de hinojo
– 1 diente de ajo
– 1 cebolla mediana
– sal
– azúcar
– aceite
– vinagre o boquerones en vinagre
– patatas
– salchicha bratsburg
Poner a cocer (al vapor si es posible ) patatas peladas y en pedazos medianos con olla a presión de 4 a 5 minutos máximo, mientras se cuece, pelar y picar la cebolla en juliana, y tambien una salchicha bratsburg en rodajas y lo reservas en un plato para después, por otra parte en el vaso de la picadora eléctrica pones el diente de ajo pelado, sacando el corazón para que no pique y repita, añades el hinojo un buen puñado, su punto de sal y otro tanto de azucar, vinagre ( dos cucharitas, o al gusto) o en su caso tres o cuatro boquerones en vinagre y finalmente 4 o 5 dedos de aceite, luego la picadora que lo triture y mezcle bien, con ello consigues una vinagreta aromatizada de hinojo.
Cuando las patatas estén cocidas, se les añaden le cebolla picada y la salchicha en rodajas y finalmente la salsa por encima y bien revuelto todo y a comer, total 10 minutos.
Que aproveche.

Mi cocina- Pa amb tomàquet…pan con tomate.

pa-tomaquet-. AALos niveles de delicatessen…

Mi desayuno habitual no puede ser más típico de Cataluña, aunque a mi manera. Es una rebanada de pan de payés (rústico) cubierto de rodajas finas de tomate, aceite y sal. Es rápido de preparar, refrescante y muy mediterráneo. Pero esto no deja de ser una variante del típico “pa amb tomàquet” (pan con tomate).

1

Ahora os describiré lo que son para mí los grados de lo que denomino de delicatessen, o sea de sofisticación del pan con tomate.

2Nivel 1.- Es el que la mayoría utiliza, es un nivel muy básico, demasiado para mi gusto.

Tómese una rebanada de pan de payés, se corta un tomate maduro por la mitad y se unta el pan frotando la pulpa por una de las caras de la rebanada, se pone sal a gusto y aceite sin escatimar.

3Nivel 2.- Tómese una rebanada de pan de payés, córtese por la mitad uno o dos tomates maduros,se rallan con un rallador y con una cuchara se extiende sobre una rebanada esta pulpa bien repartida,sal y aceite a gusto.

4Nivel 3.- Rebanada de pan, se tuesta un poco por las dos caras, no demasiado, tomate rallado por encima, sal y aceite.

Nivel 4.- Rebanada de pan tostada por las dos caras al punto de tomar un poco el color tostado, refriéguese un ajo pelado por una de las caras, tomate rallado por encima, sal y aceite.

Nivel 5 o superior.- Rebanada de pan tostada con un poco de color, refriéguese un ajo por una de las caras, póngase aceite por la parte untada de ajo, tuéstese otra vez la cara untada procurando que no se queme, extiéndase tomate rallado, sal, aceite y para sublimarlo cortar pedazos pequeños de jamón o de anchoa o lo que le apetezca a uno.

Dos últimas recomendaciones:

Una.- Para mejor deleite en el momento de comer la rebanada, cortar ésta en tiras transversales; es más cómodo para comerlas.

5

Dos.- Sois libres de hacer lo que queráis, pero os recomiendo no utilizar tomate en conserva, pues contiene gran cantidad de agua y conservantes, el gusto no es ni parecido al tomate fresco.

¡Qué aproveche!

Mi cocina (01) Patatas ahogadas

Patatas ahogadas

FamiliaAlgunos olores me transportan a través de los recuerdos a lugares y situaciones muy precisos. Hacía bastante tiempo que quería conseguir una forma de guisar que tenía mi abuela materna, pero ella y mi madre hace tiempo que no están entre nosotros. Un día, se me ocurrió preguntar a una hermana de mi madre “la tieta Maria” si ella recordaba la receta de las patatas ofegades “ahogadas”. Cual fue mi alegría cuando con mucha simplicidad me explicó como se hacían.

Este plato es de una época en que realmente había crisis económica, era la postguerra, no quiero profundizar en ella para no entristecer al personal.

Bueno, al grano, este plato es sencillísimo. Ingredientes: Patatas, guisantes, cebollas, aceite, sal, vinagre y laurel.

En una cazuela u olla con tapadera que ajuste, se pone aceite que cubra ligeramente el fondo, se calienta y se vierte un fondo de cebolla picadita (que cubra el fondo un par de dedos o tres cebollas medianas), se pone a fuego vivo  medio minuto y luego se baja el fuego lo más mínimo posible, acto seguido se vierten guisantes frescos o congelados (mejor descongelarlos en agua antes) y patatas a trozos no muy grandes, sal, unas hojas de laurel y dos cucharadas de vinagre, colocar la tapa y con el mínimo de fuego dejarlo de 45 a 60 minutos , dándole un meneo sin destapar la olla cada 10 minutos para que no se pegue (también se puede remover con un cucharón, pero es preferible no destapar demasiado la olla o cazuela).  No añadir nada de agua, el zumo de la cebolla ya es suficiente para guisar los ingredientes. Se recomienda regarlo con un chorrito de aceite al servirlo. El aroma es penetrante y el sabor asegurado, es un plato sabroso, sano y económico.