Archivo de la categoría: Escenografía

Escenografía- Escenografías para escolares

Construye tu escenografía con unas estructuras fáciles, que pueden servir de base para varios montajes, reciclable y no demasiado costosa.

La base son unos paneles o plafones construidos con listones de madera como si fueran unos bastidores de cuadros de una medida de 2 x 1 metro y que forrados con tela o tablero de contrachapado de 4 milímetros son para pintar sobre ellos los diferentes temas que representan la escena, además pueden combinarse de diferentes formas y posiciones.

Para aprovechar los paneles varias veces, se pueden forrar con papel y pintar sobre él, luego se arranca y se forra de nuevo.

01-Construcció-decorats

Escenografía a la italiana-Pintar un telón

DSC00210

El placer empieza desde el momento en que te confirman un encargo, un telón de fondo de 10 X 5 metros, en este caso para una asociación que representa por Navidades Els Pastorets        ( Los Pastorcillos) obra de carácter popular que se pone en escena cada año por esas fechas.

Una vez que te proporcionan unas fotografías o video de lo que ya tienen, toca buscar documentación, y con todo ello ya tienes referencias de lo que se tiene que diseñar, y se trata de representar un patio con salida a una calle del taller de San José, es un taller de carpintero, en un barrio de la antigua Jerusalén.

De alguna forma no busco demasiado en fotografias y demás, por que conozco muy bien ese entorno pues lo he realizado varias veces, casas de ladrillos encalados, dinteles de puertas de madera y arcos de medio puntos también de ladrillo, y una balconada saliente de madera con ventanas con celosía, pintadas de verde, rojo o azul.

Antes que nada preparo un esbozo en un     DIN-A3 y dibujo a escala 1:33 que es la tradicional en escenografía, y reparto una cuadrícula a partir del centro hacia los lados y de abajo arriba, que representaran los metros a escala, cada metro es representado por 33 milímetros, y guiándome en estas proporciones empiezo a repartir los espacios.

Una vez hecho el boceto, se manda al cliente para su aprobación, este primero es solo a lápiz, una vez confirmado se pasa a color.

Aprobado el diseño y condiciones económicas, se encarga el tejido para confeccionar el telón, éste tiene que ser de algodón crudo, sin mezcla, pues al pintarlo se arruga y conviene que quede tenso, eso sólo lo hace el algodón crudo.

Tienes una extraña pero agradable sensación cuando extiendes ese gran rectángulo de tela cosida en el suelo de madera del taller, el aire se impregna del aroma del algodón y el suelo se torna de blanco marfil al cubrirse con el telón sin pintar; luego se clava por toda la orilla de la tela habiendo puesto una cuerda, que una vez dada la imprimación se sacará, y ará que no se pegue la tela al suelo.

Ya calzado con alpargatas, y lapicero en mano, te pones a dibujar la cuadrícula sobre la tela con imprimación de cola de conejo teñida de siena natural, una vez hecha la cuadrícula empiezas a repartir las líneas segun el boceto, todo ello dibujado con carboncillo y luego pasas a tinta las líneas principales para que no se borren al pintar por encima.

Antes de ponerse a pintar recomiendo hacer un cigarrillo (es broma…), quiero decir que antes de lanzarse a trasladar el color del boceto a la tela, uno se para y deja de pensar, y se pone en marcha algo dentro de ti de forma intuitiva que te marcará la ruta a seguir hasta el final, también puede ser que en vez de esto algunas veces te sobrecojas de espanto, una especie de “acojone” ante lo que tienes que hacer, pero se supera en el momento que untas el pincel en el color y lo aplicas sobre el telón.