Escenografía -Pintura de telones para títeres

Pintura-telones-titeres-AA

La pintura de fondos para teatros de títeres es una gozada por sus dimensiones y lo que conlleva de comodidad al realizarlos; estilísticamente  son como ilustraciones por el contexto de cuento que son las obras  de los títeres  en general, y además los acabados son más detallistas dadas las distancias que están los espectadores del teatro de títeres, por ello las pinceladas y difuminados adquieren mayor importancia  al detalle  que en un telón de grandes dimensiones.

Estos dias estoy ayudando a Helena, mi hija, en el pintado de un nuevo juego de decorados para la obra Pinoccio, de la Companyia Sabastià Vergés, fundada en 1910.

A diferencia de los telones grandes que  pinto con pigmentos y cola de conejo como adherente,  he utilizado en este caso colores acrílicos al agua, y con un tratamiento como si fuera acuarela, esta técnica la aprendí en los talleres de los hermanos Castells Planas( de Cardedeu), que son unos maestros en este tipo de pintura, es un proceso más lento pero de acabados exquisitos y dan una gran  limpieza de color y flexibilidad a  la tela que sirve de soporte; en contraposición, pintar con cola de conejo (que es mi técnica preferida) es muy similar al témpera que puede aplicarse claro sobre oscuro, pero da una cierta rigidez al tejido sobre el que se pinta, aunque es más rapido de trabajar.

Proces-disenyAAAqui vemos el proceso de diseño a lápiz (DIN-A4), manchado a color con ordenador (DIN -A4) y acabado final a pincel sobre tejido algodón crudo 2.50m.X1,40m.

Los pasos de diseño y realización son los mismos que se siguen para la ejecución de telones digamos «normales», dibujo previo a lápiz que se muestra al cliente, luego a color y después ampliarlo para pintarlo.

El proceso es muy sencillo cuando tiene que realizarse el boceto a color, primero se construye un marco de listón de madera de la medida que te proporciona el cliente, luego se clava  por los bordes la tela de algodón crudo 100 x 100 sin mezcla de fibra sintética, se amplia el dibujo con cuadrícula y una tiza de color, y con un color bastante diluido se repasan los contornos para que no se borren, luego se dan las capas base de color bastante diluidas y como en las acuarelas se reservan sin pintar los blancos, que después se matizarán. Los marcos de madera permiten  trabajar en vertical, a diferencia de los grandes telones que tienen que clavarse en el suelo del taller y uno trabaja pisándolo .

Algunas veces, durante el proceso desde el diseño al pintado, pueden haber cambios en el resultado final. En el boceto a lápiz, muestras al cliente la composición donde aparecen los elementos que situan al espectador en un ambiente, espacio o lugar, observareis que el agua que aparece en el boceto a lápiz, en el acabado final sólo se convierte en unos pequeños charcos, la escena es  la de Gepetto en el interior de la ballena.

En el segundo boceto  a color realizado con el ordenador, la luz es más contrastada, todo más dramático, y en el telón pintado final, todo es más luminoso.

Estas variaciones surgen de las conversaciones con el cliente, que si encima le haces los cambios  y consigues que le guste, es todo un éxito y tu también quedas satisfecho, aunque a veces lo harías algo diferente, pero esto forma parte del oficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *